Buscar
  • Dalia Braverman

Antes que nada, les quiero compartir que mis 3 hijos han usado chupón y tanto para ellos como para mí, ha sido una GRAN herramienta de relajación. Sin embargo, puede no ser tan “bendito” si llega a ser la causa de despertares recurrentes por las noches, o a la hora de tener que eliminar su uso por completo.

En este post les comparto los pros y los contras del uso del chupón.

PROS:

1)Los bebés tienen una necesidad innata de succión que les sirve no sólo para alimentarse, sino también para relajarse. Muchos bebés al terminar de ser amamantados continúan teniendo esa necesidad de succionar (reflejo de succión), a esto se le llama succión no nutritiva, lo cual quiere decir que succionan sin ser alimentados.

La succión no nutritiva tiene varios beneficios:

1) Genera la secreción de endorfinas en el cerebro de nuestros pequeños.

2) Induce a la relajación.

3) Les brinda confort y seguridad.

4) Es una herramienta que les ayuda a dormir más fácilmente.

5) La Asociación Americana de Pediatría recomienda el uso del chupón pues e ha comprobado que disminuye la incidencia de muerte de cuna en los primeros meses de vida.

CONTRAS:

1)El uso del chupón se vuelve un problema cuando es la causa de despertares recurrentes por las noches.

2)Su uso prolongado puede causar retrasos en el desarrollo del lenguaje, así como problemas en la mordida, dientes chuecos e infecciones de oído.

3)Para muchos niños el chupón se convierte en su “objeto de seguridad” por lo que no será fácil dejarlo, cuando necesites eliminar su uso por completo.

¿A qué edad se recomienda dejar el chupón?

La recomendación oficial de la Asociación Americana de Pediatría es de eliminar el uso del chupón entre los 6-9 meses de edad. Sin embargo, en mi experiencia, si tu hijo no ha dejado el chupón una vez que cumpla un año de edad, es mejor esperar a que cumpla dos años o dos años y medio para intentar quitarlo, debido a que entre los 15 y los 18 meses hay un pico en la ansiedad de separación , así mismo, después de los 12 meses de edad, los niños suelen apegarse más a ciertos objetos (biberones, objetos de seguridad, chupón, etc.), por lo que será más difícil eliminar su uso si te encuentras en esa etapa.

589 vistas0 comentarios

Hay niños que son madrugadores naturales, ¿cómo nos podemos dar cuenta si este es el caso de nuestros niños? Muy fácil, son niños que durmieron bien durante la noche, pero a las 6:00 AM están listos para empezar el día de buen humor, se nota que no están cansados y que las horas de sueño que durmieron les son suficientes!

Por otro lado, tenemos a los madrugadores NO naturales, estos son niños que tuvieron una noche fragmentada, se levantan llorando o de mal humor y a leguas se les nota que les falto dormir horas de sueño.

Aquí te dejo las 5 principales razones de que los madrugadores no naturales despierten tan temprano, para que puedas comenzar a hacer los cambios pertinentes en casa:

1) Hambre- Revisa su ingesta calórica a lo largo de todo el día, asegúrate de que sea suficiente para que no despierten muy temprano por la mañana por hambre. (Si aún no come sólidos, revisa que las tomas de leche que hace durante el día sean suficientes y sean tomas completas.)

2) Que entre luz en el cuarto- La luz es un factor que a menudo despierta a los niños por la mañana, así que si tu hijo esta despertando con el primer rayo de sol, te recomiendo oscurecer su cuarto mediante cortinas black out para que esto deje de suceder.

3) Ruido- Muchas veces el ruido de la calle (como un camión de basura) los despierta, para ello te recomiendo utilizar rudo blanco, el cual te permitirá aislar estos sonidos para que tu hijo no despierte con ellos.

4) Una hora muy tardía o muy temprana para dormir por la noche- Si acuestas a tu pequeño demasiado tarde a dormir por las noches, lo estarás acostando sobre cansado , lo cual hará que le cueste más trabajo conciliar el sueño y mantenerse dormido durante más tiempo, es decir, despertará muy temprano por la mañana (debido a que cuando están sobre cansados el cuerpo segrega cortisol para combatir el cansancio, lo cual les dificulta descansar de manera óptima) y por el contrario, si lo duermes demasiado temprano, estarás recorriendo el horario de manera natural, por lo que despertará más temprano. El horario ideal para acostar a los niños después de los 4-5 meses es entre las 7:00 y las 8:00 PM.

5) Falta de sueño diurno (siestas) o exceso de horas dormidas durante el día- Recuerda que el sueño nocturno y el sueño diurno se complementan por lo que si no duermen las horas que necesitan durante el día según su edad, llegarán sobre cansados a la noche y dormirán peor y se levantarán más temprano, de la misma manera, si duermen más de lo que necesitan durante el día o si su última siesta está muy pegada a la hora de dormir, ésta, les robará sueño de noche y se traducirá en un despertar de madrugada.


1,171 vistas0 comentarios
  • Dalia Braverman

La ansiedad de separación es una etapa absolutamente normal a lo largo del desarrollo de nuestros pequeños.

Suele aparecer alrededor de los 7 meses y puede durar hasta los 2 años de edad (va y viene). Hay pequeños que son más sensibles que otros a este periodo (por lo que sí no logras ir ni al baño sola, lo más probable es que tu bebé sea más sensible). ¿Por qué sucede? Sucede pues nuestros pequeños empiezan a entender la “permanencia del objeto”, esto es, entienden que cuando mamá se va a otra habitación, mamá sigue existiendo a pesar de no verla en ese momento, así mismo, sucede debido a que empiezan a caer en cuenta de que no son una extensión nuestra, por estas razones comprenden que mamá se puede ir y no necesariamente llevarlos con ella. Estos episodios de ansiedad de separación también afectan al sueño y suelen coincidir con hitos en el desarrollo (que los hacen tomar conciencia de su nueva independencia) y a su vez esta ansiedad de separación suele ser un factor detonante para algunas de las regresiones de sueño (como la de los 18 meses).

¿Quieres saber cómo ayudarlos a transitar por este periodo más fácilmente? Aquí te dejo unos tips:

· Ten rutinas relajantes y consistentes antes de dormir: cuando los niños saben lo que va a suceder, haces que su mundo sea predecible, saben qué esperar y qué se espera de ellos, esto les da SEGURIDAD y con ello reduces la ansiedad. Aprovecha también para que estas rutinas incluyan abrazos y besos extras o un masaje para darles más cariño físico en estos momentos en que tanto lo necesitan.

· Ofrece un peluche o trapito de seguridad (sí es que aún no lo usan) para que los acompañe por la noche.

· Juegos cómo ¿Dónde está mamá? o escondidillas los ayuda a practicar y a procesar el hecho de que mamá se vaya y regrese.

· Siempre despídete: yo sé que a veces es tentador escabullirnos sin que se den cuenta para evitar el llanto inconsolable que nuestra partida provoca, sin embargo, esto tiende a aumentar la ansiedad, pues piensan que en cualquier momento podemos desaparecer. Explícales a dónde vas y asegúrate de decirles cuándo regresas: ¡Mamá siempre regresa por ti después del lunch! (por ejemplo, al dejarlos en la guardería). Recuerda que tu actitud influye en su respuesta, así que siempre que te despidas se positiva y da buena cara.

· Se emocionalmente generosa con tu pequeñ@ pues lo que siente es real! yo sé que puede ser agotador, pero validarlos, ¡acompañarlos y apapacharlos vale la pena!

· Y, por último, intenta no crear nuevas muletillas de sueño que antes no tenía para que esto que están viviendo sea algo temporal y no permanente.


502 vistas0 comentarios

© 2018 by DURMIENDO CON AMOR todos los derechos reservados.