Buscar
  • Dalia Braverman

Ansiedad de separación

La ansiedad de separación es una etapa absolutamente normal a lo largo del desarrollo de nuestros pequeños.

Suele aparecer alrededor de los 7 meses y puede durar hasta los 2 años de edad (va y viene). Hay pequeños que son más sensibles que otros a este periodo (por lo que sí no logras ir ni al baño sola, lo más probable es que tu bebé sea más sensible). ¿Por qué sucede? Sucede pues nuestros pequeños empiezan a entender la “permanencia del objeto”, esto es, entienden que cuando mamá se va a otra habitación, mamá sigue existiendo a pesar de no verla en ese momento, así mismo, sucede debido a que empiezan a caer en cuenta de que no son una extensión nuestra, por estas razones comprenden que mamá se puede ir y no necesariamente llevarlos con ella. Estos episodios de ansiedad de separación también afectan al sueño y suelen coincidir con hitos en el desarrollo (que los hacen tomar conciencia de su nueva independencia) y a su vez esta ansiedad de separación suele ser un factor detonante para algunas de las regresiones de sueño (como la de los 18 meses).

¿Quieres saber cómo ayudarlos a transitar por este periodo más fácilmente? Aquí te dejo unos tips:

· Ten rutinas relajantes y consistentes antes de dormir: cuando los niños saben lo que va a suceder, haces que su mundo sea predecible, saben qué esperar y qué se espera de ellos, esto les da SEGURIDAD y con ello reduces la ansiedad. Aprovecha también para que estas rutinas incluyan abrazos y besos extras o un masaje para darles más cariño físico en estos momentos en que tanto lo necesitan.

· Ofrece un peluche o trapito de seguridad (sí es que aún no lo usan) para que los acompañe por la noche.

· Juegos cómo ¿Dónde está mamá? o escondidillas los ayuda a practicar y a procesar el hecho de que mamá se vaya y regrese.

· Siempre despídete: yo sé que a veces es tentador escabullirnos sin que se den cuenta para evitar el llanto inconsolable que nuestra partida provoca, sin embargo, esto tiende a aumentar la ansiedad, pues piensan que en cualquier momento podemos desaparecer. Explícales a dónde vas y asegúrate de decirles cuándo regresas: ¡Mamá siempre regresa por ti después del lunch! (por ejemplo, al dejarlos en la guardería). Recuerda que tu actitud influye en su respuesta, así que siempre que te despidas se positiva y da buena cara.

· Se emocionalmente generosa con tu pequeñ@ pues lo que siente es real! yo sé que puede ser agotador, pero validarlos, ¡acompañarlos y apapacharlos vale la pena!

· Y, por último, intenta no crear nuevas muletillas de sueño que antes no tenía para que esto que están viviendo sea algo temporal y no permanente.


455 vistas

© 2018 by DURMIENDO CON AMOR todos los derechos reservados.